Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2015

Retransmisión televisiva en directo desde la biblioteca

Imagen
El pasado 23 de octubre de 2015 fue una importante fecha para recordar en nuestra historia. Durante la tarde, se realizó desde nuestras instalaciones la primera retransmisión en directo para un programa de televisión. La empresa de televisión por cable y servicios de Internet "Telecable Utrera" realizó conexiones con la biblioteca desde sus estudios en donde se transmitía el programa " Utrera Directo". En diferentes momentos del programa se conectó con la biblioteca en donde la periodista Maria Gómez Sánchez realizó entrevistas a la directora de la biblioteca, Carmen Muñoz Ariño que habló sobre todas las actividades que se realizan en la bibloteca, y a dos jóvenes utreranas con brillantes expedientes académicos de bachillerato. Agradecemos el interés que Telecable ha puesto en divulgar nuestras actividades y nos ponemos a su disposición para cualquier otro espacio, como también para cualquier otro medio de comunicación de nuestra ciudad.

Novedades otoñales

Imagen
Para tener templanza en las bodegas de Jerez o en un viñedo en la Toscana no se puede ser un impostor. Aunque una mujer se ponga allí un vestido de novia nada pasará hasta después del invierno. Lo que sí es cierto es que no se puede ser huérfano ni estar en el cabaret Biarritz. Podremos estar bailando en la oscuridad sin olvidar la memoria de un sinvergüenza de siete suelas.  En esta tierra sevillana tendremos que tener cuidado con el asesino de la regañá y con su crimen del palodú. ¡Menos mal que hay hombres buenos que nos salvarán!.

Contigo en la distancia sentirás la luz que no puedes ver y lo vivirás sintiendo a flor de piel. Podremos recordar el efecto Marcus y tantos días felices. No nos imaginamos todo lo que podemos hacer con un móvil y cómo sentimos al usar el cerebro. Conoceremos todas las cosas que los nietos deberían saber y obtendremos respuestas a todas las preguntas sobre la Sábana Santa o sobre Don Bosco.  En esta sociedad española sabremos por qué diríamos “no, mi Gene…